Nacionales

Tratarían el viernes un aumento en dos etapas para el boleto de colectivo

descarga

La Presidencia del Concejo Deliberante estableció una sesión ordinaria para mañana a las 12:30. Las tarifas del transporte público no integran la convocatoria, pero el tema seguramente terminará ingresando. Se votaría una propuesta por un aumento en dos etapas: 10 pesos ahora y 11,20 a partir de junio. Desde Vercelli Hnos advirtieron que sin actualización tarifaria habrá que avanzar hacia una “reestructuración” del servicio. La UTA presiona en el Concejo Deliberante para que aprueben el aumento de boleto, y se manifestaban ruidosamente en la esquina de Lavalle y Sarmiento.

En el noveno día sin transporte público en la ciudad, los concejales podrían aprobar mañana nuevas tarifas para el servicio. De ser así, la UTA podría llegar a un acuerdo con la empresa y poner punto final al paro iniciado en la tarde del miércoles de la semana pasada. La convocatoria a sesión extraordinaria para este viernes a las 12:30 se conoció pasado el mediodía de ayer cuando el Presidente del Cuerpo, Ignacio Mateucci, firmó el decreto correspondiente.

En la nómina de asuntos a ser tratados aparecen cinco expedientes: ninguno de ellos vinculado a las tarifas del servicio de transporte público. No obstante, y tal como ya sucedió en la última extraordinaria celebrada por los concejales, es muy probable que el oficialismo introduzca el propio viernes un proyecto de cuadro tarifario para ser considerado por el Cuerpo.

El proyecto en cuestión ya existe, aunque en instancia de borrador. Y plantearía un incremento en dos etapas, que llevaría a 10 pesos el valor del boleto local que hoy cuesta 8,60, dejando establecido además una nueva actualización a partir del 1º de junio próximo: fecha a partir de la cual el pasaje pasaría a costar 11,20 pesos. A través de un escrito (ver subtítulo: «¿Tarifa de consenso?») la propia prestataria comunicó que tales tarifas constituirían una “solución razonable” al conflicto.

De todas maneras, habrá que ver si esos valores pueden generar el nivel de consenso suficiente para que el proyecto quede aprobado. Al parecer, al menos hasta ayer, no había once voluntades dispuestas a votar por la afirmativa.

Reestructuración

Por otra parte, a través de una nota firmada por su directora Lorena Vercelli, la empresa advirtió a los concejales que sin revisión y actualización tarifaria sería indispensable efectuar una “reestructuración” del servicio. En otras palabras, reducir la prestación del servicio: reducir frecuencias y acaso recorridos, con las evidentes implicancias que desde lo operativo ello traería aparejado.

La nota no lo expresa, pero la parte empresaria ya lo había advertido en las audiencias de conciliación que mantuvo con la parte gremial en el ámbito del Ministerio de Trabajo: tal “reestructuración” implicaría un recorte en la plantilla de Vercelli Hnos. “Con esto han de tener que ver los eventuales 30 ó 50 despidos que la empresa venía planteando en el Ministerio”, interpretó ayer Tomás Lencina, secretario general de la seccional San Nicolás de la Unión Tranviarios Automotor (UTA).

En su escrito de ayer la empresa, que viene solicitando una revisión de los valores de los boletos de colectivo desde noviembre, remarcó a los concejales que la indefinición de la cuestión tarifaria “nos ha provocado enormes e ingentes problemas con la operatoria del servicio, sobre todo con el poder afrontar los costos laborales que se corresponden con la prestación en normales condiciones”. El texto también subraya que “tal situación sería imputable únicamente a la desidia de algunos concejales en cumplir con sus deberes y obligaciones”.

“Crisis”

La empresa habla también de “una crisis […] que atenta contra los puestos de trabajo y directamente sobre cada dependiente de esta firma”, además de “concretos conflictos sociales de magnitud”.

Así se llega al párrafo que alude a la posibilidad de una reestructuración. “De mantenerse esta situación […], estando todos los plazos contractuales vencidos, nos veremos obligados a realizar, transitoria y temporalmente, y en total disconformidad, una reestructuración de los servicios a nuestro cargo para poder mantener la prestación”.

En el mismo sentido, el escrito amplía: “Hasta tanto el Concejo Deliberante trate o se digne a tratar el reajuste tarifario que contractualmente nos corresponde (habiendo soportado con las tarifas fijadas en el año 2015, todo el año 2016 y lo que va de este período), propiciamos y pondremos en marcha un plan de emergencia, provisorio y extraordinario, que consiste en una reducción del 10% en la estructura de la prestación. Esta solicitud se efectúa a los efectos de poder solucionar provisoriamente esta problemática que ha paralizado el servicio de transporte de la ciudad desde hace siete días y a los fines de retomar la prestación de un modo urgente, ya que tenemos el deber como empresa de brindarle el servicio a la ciudad y por causas imputables a ese Concejo nos están impidiendo hacerlo”.

¿Tarifa de consenso?

En otro pasaje, la prestataria accede a “bajar” su pretensión tarifaria inicial. Cabe recordar que según la propia empresa había advertido dos meses atrás a los concejales, la aplicación de la fórmula tarifaria cargada con los valores actuales correspondientes a sus costos y variables, arrojaría en aquel momento una tarifa de 12,76 pesos para el boleto local que hoy cuesta 8,60. No obstante, en la nota presentada ayer Lorena Vercelli expresó: “Esta firma expresa su voluntad de arribar a una solución razonable para los usuarios, esa Municipalidad y la empresa, en aras de satisfacer al interés general, estableciéndose un valor no menor a 10 pesos en lo inmediato y de 11,20 pesos a partir del 1 de junio de 2017”.

Subir