Nacionales

Tras hechos de violencia, la línea de colectivos 500 suspendió servicios

5834c432851c4_large

La empresa prefiere evitar que ocurra un episodio más grave.

Por numerosos hechos de violencia ocurridos en las unidades de la línea 500, la empresa Rastreador Fournier decidió hoy suspender el servicio nocturno los fines de semana.

La gota que colmó el vaso, explicó el propietario de la compañía, Daniel Rodríguez, fue una pelea entre pasajeros el último fin de semana, que finalizó con vidrios rotos y un chofer presionado para evadir un control policial.

“El domingo hubo una pelea a bordo de la unidad, algunos pasajeros que descendieron la cascotearon y rompieron vidrios, y los que quedaron arriba presionaron al conductor para que eludiera el control policial. Ahora el chofer está con carpeta médica por estrés laboral, es la segunda vez que le pasa en poco tiempo”, comentó Rodríguez.

El servicio afectado, a partir de ahora –-y por tiempo indeterminado– tendrá su último viaje el sábado y el domingo a las 00 horas, y retomará a las 7 del día siguiente.

“La 514 y la 519, que también tienen servicio nocturno, seguirán funcionando normalmente”, aclaró Rodríguez.

Las peleas en la línea 500 existen desde hace años. Según el empresario, se dan en el horario de salida de los boliches, entre las 5.30 y las 7. Hasta el momento, el control policial consistía en detener el colectivo en avenida Arias y Pedro Pico, hacer bajar a todos los pasajeros, revisarlos en busca de armas y pedirles DNI.

“Hubo reuniones de buena voluntad con autoridades municipales y policiales, pero la verdad que no alcanza. Nosotros debemos ser responsables como empresa para evitar un hecho desgraciado más grave, como ha ocurrido en otros lugares del país. El control policial existe y mejoró, pero no es suficiente. Creo que la Municipalidad deberá analizar poner policías a bordo de la unidad”, dijo.

“Había que ponerle un límite a la situación, porque si no corrían riesgo nuestros pasajeros y conductores”, finalizó Rodríguez.

Subir