Nacionales

Reclamo de la 3 de Mayo por 25 millones de pesos

3 de mayo

Por estos días el municipio de Bariloche debería responder a los reclamos planteados en la causa “Micrómnibus 3 de Mayo S.A. c/Municipalidad de San Carlos de Bariloche s/daños y perjuicios”. La demanda, que tramita en el Juzgado en lo Civil, Comercial y de Minería Nº 1, a cargo del Dr. Jorge Serra, ya está en conocimiento del área legal del Centro Cívico.

3 de Mayo, con el patrocinio del Dr. Rodolfo Rodrigo, reclama, en primer término,  por la confiscación y consecuente inutilización para su uso por parte de los legítimos propietarios, del taller, playón, tanque de combustible, oficinas y mobiliario, computadoras, escritorios, surtidor, gomería con todas sus herramientas, cubiertas y llantas, lavadero con sus máquinas hidrolavadoras y mangueras, por un valor de $3.750.000 más intereses y actualizaciones. También habla de la confiscación del sistema “Micronauta”, que constaba de 85 máquinas lectoras de tarjetas, sistema de recargas kioskeras y programa específico, por $350.000 mensuales, sumando $5.250.000 para los primeros 16 meses, más actualizaciones e intereses. En otro punto, pondera en $17.000 mensuales la confiscación de su oficina comercial de Moreno 840, hecho ocurrido en enero de 2015. Más adelante, la demanda detalla la “confiscación de la impresora especial de credenciales”, justipreciando ese uso en $24.415; la confiscación de herramientas, de dos compresores industriales y, el punto más importante, lo que la demanda llama “confiscación de los ómnibus”, por un valor a marzo de 2016, de $7.875.000, más actualizaciones e intereses; por otro lado detallan adicionalmente el valor de los micros quemados el 1º de enero de 2015 por la noche -un total de 16 micros-, valuados en $3.910.000, siempre más actualizaciones e intereses.

 

3 de mayo

Otros reclamos

A este abultado reclamo, la empresa 3 de Mayo agrega los “daños en los micros depositados en el Playón Municipal, la confiscación de 40.000 litros de gasoil y los daños y faltantes en los vehículos ‘que confiscaron y los devuelven semi destruidos’”, después de ser utilizados por Autobuses Santa Fe, todo ello por un total demandado de $25.356.585 más intereses, actualizaciones y costas.

Un poco de historia

En la fundamentación de la acción judicial que fuera recientemente trasladada a la Municipalidad de San Carlos de Bariloche, en su carácter de demandada, y cuya respuesta debería producirse por estas horas, el Dr. Rodrigo realiza un extenso recorrido por la historia de Micrómnibus 3 de Mayo S.A., desde su fundación en el año 1982 hasta fines de diciembre de 2014, momento en que la empresa, ya intervenida judicialmente, debió dejar en manos de Autobuses Santa Fe la prestación del Transporte Urbano de Pasajeros que una licitación pública le había otorgado casi 32 años antes.

Señala Rodrigo que el “gobierno que finalizó el 10 de diciembre de 2015, conducido por gente de escaso arraigo, de poca historia en la ciudad, privilegia intereses políticos e imposiciones de afuera, malas costumbres de afuera, y el quehacer económico impuesto y dirigido desde Buenos Aires, y por intereses espurios”. Habla también de una “miope política del cortoplacismo que fija tarifas por debajo del costo para conformar a una comunidad sin ver que esas nefastas políticas conspiran contra el servicio, contra las empresas, contra las inversiones”. Dice más adelante que “la falta de reconocimiento de tarifas fue paulatinamente llevando a la empresa 3 de Mayo S.A. al caos total en su economía, acumulando deudas comerciales y fiscales, lo que la llevó a la presentación en convocatoria de acreedores en el año 2009”.

Reclamos al municipio y la Justicia

Según 3 de Mayo, en el mismo momento en que la Municipalidad de Bariloche le rescindió el permiso precario a Micrómnibus 3 de Mayo SA, el juez subrogante del concurso de acreedores dispuso la remoción de todo el directorio y designó una administradora judicial, cuya acción resultaría totalmente contraria a los intereses de la empresa. “No se puede pensar otra cosa que estaba negociada entre el juzgado y la Municipalidad la intervención… poniéndole un administrador judicial a cambio de la devolución del permiso de Transporte Urbano de Pasajeros”.

Luego detalla: “transcurrieron 6 duros meses… bajo la conducción de la administradora judicial. La administradora no tenía ni idea de cómo se administra la empresa. No pagaba las obligaciones; no pagó las prendas de los vehículos comprados, de los que sólo quedaban 3 cuotas, y al no pagarlos cayó la prenda, cayeron los plazos y secuestraron los micros; no pagaba a los proveedores; no compraba repuestos en cantidad suficiente; no entregó los cheques que estaban listos… generando increíbles deudas… fue un desastre. Parecía que trabajaba a propósito para fundirla”.

Acto vandálico municipal

En un duro apartado del escrito, el Dr. Rodrigo explicita: “entonces, la Municipalidad decide un acto vandálico, sin precedente en la historia municipal, confiscarle todos los bienes a mi mandante… y dárselos a Autobuses Santa Fe SRL… nos robó todo el capital de trabajo, en una decisión que pasará a la historia, para darle todos esos bienes a una empresa amiga de la política, que fue adjudicataria del servicio sin tener bienes y capital para prestarlo”.

Pérdida de concesiones provinciales

En la descripción que realiza 3 de Mayo en su demanda, varias veces menciona que la nueva prestataria no tenía “Nada para prestar el servicio, no tenía micros siquiera, pero tampoco tenía talleres, depósitos, playas, oficinas, depósitos de combustible, herramientas, máquinas de boletos, etc.” y que al confiscarle a ellos todo ese capital de trabajo, perdieron las concesiones provinciales de transporte de pasajeros al cerro Catedral, y las dos concesiones de transporte de larga distancia otorgadas por la provincia de Río Negro, entre Bariloche y Viedma, Bariloche y Jacobacci y Bariloche-Roca por la Línea Sur. Adicionalmente 3 de Mayo perdió también la línea Bariloche-El Manso. “Teníamos una estructura perfectamente montada y aceitada para cumplir con las concesiones y de golpe nos quedamos solamente con los colectivos de larga distancia. Obviamente, no se pudo continuar con el servicio, que entonces nos fue rescindido”.

La explicación política

En su demanda reclamando los más de 25 millones de pesos, la empresa abunda en consideraciones políticas, responsabilizando a la administración encabezada por María Eugenia Martini por la decisión de reemplazar a 3 de Mayo por Autobuses Santa Fe, buscando cumplir con “compromisos políticos”. Dice, por ejemplo, “el compromiso político… es de tal magnitud, tan grosero, que incluyó robarle los bienes a una empresa, para que los señores de la política presten el servicio en condiciones que no se imaginaron ni en sueños. La matufia era tan grande, y el compromiso político era de tal envergadura, que la Secretaría de Transportes de la Nación del gobierno anterior, idéntico signo político al de la Municipalidad que realizó el tremendo atropello, llenó de subsidios y de dinero a Autobuses Santa Fe… y para darle los subsidios no le exigió los requisitos de otorgamiento, en materia de impuestos, de revisión de unidades, etc. en otra demostración de privilegios y preferencias, acomodos y negocios”.

BARILOCHE – El Cordillerano – 17.10.16 –

Subir