Nacionales

Meoni: “Por cada boleto de $18, el Estado pone el doble o el triple de esto, según la zona, en subsidios”

  • El Estado nacional otorga compensaciones a las empresas por tres motivos: para financiar la tarifa general, para sostener la tarifa social y para la compra de gasoil.
  • Si se consideran todos estos rubros, los subsidios nacionales duplican y hasta triplican lo recaudado en promedio a través de la tarifa que pagan los usuarios.
  • En el segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner la tarifa cubría en torno al 28% del costo del servicio. Con los aumentos tarifarios dispuestos durante el gobierno de Mauricio Macri, durante 2019 este porcentaje llegó al 33%. En una entrevista radial para el programa “Pasaron Cosas”, el ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni, mencionó que, “por cada boleto de $ 18, el Estado pone el doble o el triple de esto, según la zona, en subsidios”.

¿Qué dice la información disponible?

Si se considera el total de los subsidios otorgados por el Estado nacional, incluyendo el gasoil a precio diferencial para las empresas de colectivos, y se lo compara con la recaudación promedio por pasajeros que perciben las compañías, los subsidios duplican y hasta triplican lo recaudado a través de la tarifa que pagan los usuarios, en línea con lo afirmado por el ministro Meoni.

¿De qué hablamos cuando hablamos de subsidios?

Cuando nos referimos a los subsidios al transporte público automotor pueden distinguirse 2 tipos de compensaciones: aquellas de carácter operativo, para cubrir el déficit de ingresos del servicio, las cuales a partir de 2019 se concentran casi en su totalidad en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) tras el acuerdo de traspaso de los subsidios hacia la órbita provincial, y las compensaciones otorgadas para financiar la tarifa social en las jurisdicciones donde se haya implementado el Sistema Único de Boleto Electrónico (SUBE).

Además, los colectivos del AMBA cuentan con un cupo especial para la compra de gasoil a precio diferencial, a la fecha de $ 20 por litro, lo cual también constituye una transferencia del Estado a favor de las empresas.

Si bien los servicios de transporte del interior disponen del mismo acuerdo con las refinadoras, durante 2019 debieron soportar el subsidio al gasoil con recursos provenientes de las arcas provinciales y de un fondo nacional de emergencia de $ 6.500 millones constituido de forma transitoria para dicho año.

Subsidios otorgados vs. recaudación por pasajeros

Vamos a los datos: la asignación de los subsidios al transporte público automotor del AMBA se encuentra determinada por la Resolución N°1144/2018, dispuesta por el  entonces ministro de Transporte de la Nación Guillermo Dietrich hacia fines de 2018. Lo que hace el Estado es abonar la diferencia entre la tarifa técnica del servicio, que surge de dividir el costo de explotación por los pasajeros totales, y la tarifa que efectivamente abona el usuario.

Por ejemplo, en diciembre de 2019 (último dato disponible), la tarifa técnica establecida para la primera sección (0 a 3 km) de un colectivo del AMBA fue de $ 44,26 mientras que el boleto mínimo, sin considerar el descuento por tarifa social o boleto integrado, se ubicó en los $ 18: la diferencia de $ 26,26 corre por cuenta del Estado. De este modo, por cada boleto de $ 18 el Estado pondría 1,45 veces más en subsidios y no el doble o el triple. Como se ilustra en el siguiente gráfico, la diferencia es mucho mayor al considerar las secciones restantes:

grafico1

Los costos de explotación se obtienen mediante una simulación que incluye todos los gastos en los que incurriría una empresa “representativa” de colectivos, según una metodología dispuesta por el Ministerio de Transporte. Las empresas modelo se agrupan según grupo tarifario, los cuales dependen de la jurisdicción donde presta servicio cada línea. Estos pueden ser:

a) Distrito Federal: líneas de jurisdicción nacional con recorrido exclusivo dentro de la Ciudad de Buenos Aires.
b) Suburbana Grupo I: líneas de jurisdicción nacional cuya prestación de servicio tiene como cabecera a la Ciudad de Buenos Aires y un municipio del primer o segundo cordón del conurbano bonaerense.
c) Suburbana Grupo II: líneas de jurisdicción nacional cuya prestación de servicio se realiza entre la Ciudad de Buenos Aires y los límites extremos del AMBA (por ejemplo: servicios a Zárate, Luján, Cañuelas, La Plata).
d) Provinciales: líneas urbanas y suburbanas de jurisdicción provincial con cabeceras en los diferentes municipios del AMBA.
e) Municipales: líneas urbanas de jurisdicción municipal que poseen recorrido exclusivo dentro de un municipio del AMBA.

Es importante destacar que desde 2019, tanto la Ciudad de Buenos Aires como la Provincia de Buenos Aires abonan los subsidios correspondientes a las líneas de colectivo con recorrido exclusivo dentro de su jurisdicción, salvo por las compensaciones relacionadas con la tarifa social y boleto integrado. Por su parte, el Estado nacional se ocupa íntegramente de las líneas agrupadas dentro de las categorías “Suburbana Grupo I” y “Suburbana Grupo II”.

Ante la consulta de Chequeado, desde el Ministerio de Transporte de la Nación aclararon que el Ministro se refería al total de los subsidios otorgados, incluyendo el gasoil a precio diferencial, respecto a la recaudación promedio que perciben las empresas.

Por ejemplo, según datos presentes en los anexos de la Resolución N° 789/2019para el grupo tarifario Suburbana Grupo I la recaudación total por pasajeros en el mes de diciembre de 2019 se estima en $ 1.172.661.457 mientras que los subsidios a otorgarse fueron de $ 2.435.653.601, es decir, duplicaron a los ingresos. Al analizar los distintos grupos tarifarios, se observa que los subsidios duplican y hasta triplican lo recaudado por pasajeros, en línea con lo afirmado por el ministro Meoni.

Para ver lo que ocurrió durante los gobiernos anteriores, hasta 2002 los colectivos no recibían subsidio alguno. Hacia el final del mandato de Néstor Kirchner la tarifa cubría el 50% del costo del servicio, mientras que en el segundo mandato de Fernández de Kirchner terminó en torno al 28% (alcanzó su piso más bajo en 2012). Pese a los aumentos tarifarios dispuestos durante el gobierno de Mauricio Macri, durante 2019 la tarifa cubrió el 33% de los costos en promedio.

grafico2

 

 

Subir