Nacionales

Los empresarios no aceptan un boleto a 9 pesos e insisten en llevarlo a 13

tmb1_709212_201611262105400000001

Desde Aetat emitieron un comunicado en el cual sostienen que los concejales capitalinos no dimensionan el “problema al que se encamina la actividad”.

Mientras los usuarios de colectivos piensan cómo harán para hacer frente con una economía debilitada a un boleto urbano de 9 pesos, desde la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (Aetat) acusan a los concejales de no dimensionar “el problema al que se encamina la actividad” e insisten con aumentar hasta los 13 pesos el boleto.

En un comunicado firmado por el presidente de la entidad, Daniel Orell, los empresarios de colectivos se quejaron porque consideraron insuficiente el aumento del boleto que otorgaría el Concejo Deliberante de la capital. Según trascendió, los ediles estarían dispuestos a aprobar un alza que estaría entre los $ 2 y los $ 2,50. Lo que llevaría el viaje de los $ 6,95 actuales a un valor que oscilaría entre $ 8,95 y $ 9,50. “No entendemos que se pretenda tratar a esta actividad comercial como ajena a las reglas y vaivenes del mercado. Cuando todos los bienes y servicios, incluidos los de la canasta básica, se incrementaron en este último tiempo muy por encima del 100% es irrazonable pensar que nuestros costos se congelaron y no merecen actualizaciones”, lamentó Orell.

Explicó que el incremento propuesto “ni siquiera alcanza al 50% de la diferencia de precio solicitada -de $ 6.95 a $ 13, es decir, $ 6 – que responde a los reales costos de explotación”, criticó. Añadió que la brecha entre los costos y la tarifa se agrandará aún más que en oportunidad del ajuste anterior.

Advirtió que las empresas seguirán “descapitalizándose” y endeudándose a tasas altas para poder renovar las unidades.

También cuestionó que esté previsto que el incremento se haga efectivo desde enero. “Los problemas económicos y financieros de las empresas necesitan una solución para antes de ayer y no para enero, cuando la venta de pasajes ca abruptamente por el receso vacacional. No dejan posibilidad alguna de lograr una recuperación de ingresos que nos permita hacer frente a las obligaciones laborales que complicaron la prestación en estos últimos meses”, alertó.

Calificó la eventual suba como un “paliativo” que ayudará a solucionar sólo los problemas más acuciantes, pero no a mejorar la prestación a los niveles que exige el usuario. “Se condena a las prestatarias a una lenta agonía, sin programas razonables y serios que dejen de lado las razones políticas”, concluyó.

Desde hace tres semanas, en el Concejo Deliberante se analiza un pedido de aumento del pasaje urbano. La comisión de Transporte trata el requerimiento de Aetat de un incremento del 80%. Los ediles aclararon que aguardan un informe solicitado a la Intendencia, antes de dar un dictamen. El aumento, comentaron algunos concejales, podría aprobarse la semana que viene, pero entraría en vigencia en 2017. El presidente del Concejo, Javier Aybar, consignó que no acompañará ningún incremento. “La gente está sufriendo demasiado y el aumento repercutirá muchísimo en la economía de los trabajadores de la capital, y también de las demás ciudades”, dijo.

Subir