Nacionales

Las empresas de colectivos de larga distancia piden al gobierno “herramientas” para competir con las low-cost

Micros-C3B3mnibus-Retiro-660x400

Desde la cámara que agrupa a los empresarios destacaron que acercaron varias propuestas al Gobierno pero no tuvieron respuestas.

Las empresas de micros de larga distancia ya sienten el impacto de la “revolución de los aviones”, impulsada por el Ministerio de Transporte. El anuncio de la eliminación de la tarifa mínima de referencia para los pasajes aéreos en vuelos de cabotaje —que permitirá a las aerolíneas ofrecer pasajes más baratos— afectará a la actividad del transporte terrestre que reclama herramientas para ser también más competitivo.

“Es una situación muy compleja la que está viviendo la actividad. No nos oponemos al desarrollo del transporte aerocomercial; entendemos que todas las modalidades deben funcionar, con el avión y el tren conformamos un complejo sistema de transporte”, destacó Gustavo Gaona, vocero de la Cámara de Empresaria de Buses de Larga Distancia (Celadi), en declaraciones a la radio 990. El vocero destacó que acercaron varias propuestas al Gobierno para que su actividad tenga mejoras competitivas, pero que las respuestas “se dilatan”.

“El avión y el micro no es un Boca-River, es una selección nacional, pero el problema es cuando el técnico pone las fichas en un solo jugador. El transporte aéreo conecta entre 40 y 50 destinos y los micros de larga distancia conectan 1.600 destinos. Pero no todos tenemos las mismas obligaciones; el avión solo viaja a los destinos que son rentables”, señaló Gaona, y destacó que el ómnibus cumple una función social muy importante al conectar pueblos y ciudades a los que no llegan otros medios de transporte.

Cuando se muere el ómnibus son cientos destinos que van a quedar desconectados

Desde la cámara, advirtieron que al anular los límites entre los precios de ambos medios de transporte se pone en una situación “muy compleja” a la actividad de los ómnibus de larga distancia. “Venimos pidiendo al Estado que se produzcan cambios en nuestras normas para poder adaptarnos a esta realidad y también nosotros mejorar nuestra situación económica, nuestros costos y el valor del boleto, clave para los pasajeros”, explicó.

“Los cambios que necesitan nuestros primos del avión se producen a velocidad astronómica mientras nosotros, en tanto, nos estamos muriendo. Cuando se muere el ómnibus son cientos de destinos que van a quedar desconectados”, advirtió Gaona, que aseguró que los empresarios del sector de transporte terrestre se enteraron de la nueva medida a través de los medios y no saben aún cuál será el impacto sobre su propia banda tarifaria.

A diferencia del transporte aéreo, que muchas lo están negociando, no tenemos ningún tipo de subsidio

Sobre las diferencias de precios que existen hoy entre los pasajes de avión y los de ómnibus, Gaona aseguró que es más económico el pasaje aéreo solo en los casos en los que se compra con anticipación.

“A diferencia del transporte aéreo, que muchas lo están negociando, no tenemos ningún tipo de subsidio. Otorgamos 2 millones de pasajes gratuitos al año para discapacitados, que el Estado compensa en una parte muy chica. Se nos castiga con peajes con precios de hora pico, cuando somos un servicio público. No pedimos que el Estado se haga cargo de las empresas, sino tener herramientas para poder ser una opción para el pasajero”, concluyó.

Subir