Nacionales

Gobernadores reclaman corregir asimetrías en el transporte público

Mandatarios provinciales se sumaron al pedido de respuestas a los problemas que crea la desigual distribución de subsidios a las empresas de colectivos del interior respecto de sus colegas del Área Metropolitana Buenos Aires.

Los gobernadores de casi todas las provincias plantearon al Ministro de Transporte de la Nación la necesidad de concluir con la discriminación presupuestaria a las empresas de colectivo de sus jurisdicciones. Consideraron que se debe terminar de otorgar el 90 por ciento de los Subsidios para 18 unidades y 47.000 trabajadores del Gran Buenos Aires y sólo el 10% de esos fondos a los 13.000 micros y 30.000 empleados de las provincias del interior.

Plantearon a Alexis Guerrera, ministro de Transporte de la Nación, la necesidad de sancionar una Ley de Emergencia del Transporte Público para dar soluciones de corto y largo plazo a los problemas que afronta el sector en todo el país. Los mandatarios de todas las provincias del país plantearon al titular de la cartera un esquema que aborde asimetrías presupuestarias, calidad de servicio y la necesidad de establecer una ley de emergencia que ayude a resolver estos problemas. La propuesta concreta es definir “una distribución más equitativa de los recursos destinados al transporte público de pasajeros en todo el país”. “Tenemos un serio problema de asimetría, que es notoria y evidente”, remarcó el gobernador Capitanich y explicó que el 90% de la masa de recursos, que constituyen un total de 175.000 millones de pesos para 37.000 unidades de pasajeros, queda concentrado en el AMBA (Área Metropolitana de Buenos Aires) mientras que para el interior del país se lleva el 10% de estos recursos. “Mientras un porteño paga $18, en el Chaco y en el Norte nosotros abonamos entre $31, $37 o $40. Si no ponemos un sendero, nunca corregiremos las asimetrías que tenemos en el pasaje entre un porteño y un provinciano”, sentenció. Explicó el Gobernador chaqueño que su administración provincial aporta entre 1.200 y 1.300 millones de pesos anuales para que el precio del pasaje no trepe a $61, y pague entre $31 y $37.

El requerimiento que se planteó al Ministro de Transporte “forma parte de la sensible y primordial agenda que se trabaja con los gobernadores del Norte Grande Argentino (NGA), que apunta a corregir asimetrías tarifarias porque tanto la tarifa del transporte como de la energía eléctrica afecta y duele al bolsillo, y la situación del empleo que es indispensable para cada uno de los hogares”. Además se analizaron corregir asimetrías históricas en materia de subsidios, la situación del sector en general; y se propuso establecer una ley de emergencia de transporte público para resolver los problemas inmediatos a corto plazo.

Emergencia.                                                                                                                                                                                                                      Jorge Capitanich propuso una ley de emergencia del transporte público para resolver los problemas inmediatos que son de tiempo y de recursos. “El Gobierno tiene que corregir estas asimetrías vía presupuestarias en el corto plazo, pero mientras tanto debe promover una discusión de la ley para establecer un marco regulatorio que implique resolver varios problemas como plata, pasajeros transportados, unidades y trabajadores”, afirmó.

Transportistas alertan por la paralización                                                                                                                                                                    Los reclamos hechos por los gobernadores tienen como corolario las medidas de fuerza reciente de los choferes de colectivos en reclamo de mejoras salariales y la “situación de impotencia terminal del sector para alcanzar acuerdos que permitan superar la gravísima situación, que desde 2019 afecta a la actividad y profundizada desde marzo del 2020”.

Así lo hicieron representantes de la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (FATAP) saber con sendas solicitadas publicadas en los principales diarios de las capitales de las provincias. En la publicación explican gráficamente que el Gobierno Nacional presupuestó durante el presente año unos 175 mil millones de pesos para 18 mil colectivos y 47.000 trabajadores del Gran Buenos Aires, el 90% de la inversión y sólo 20 mil millones de pesos para 13 unidades en las que trabajan 30.000 personas en las otras 22 provincias del país, lo que representa sólo el 10 por ciento de lo que el Gobierno de Alberto Fernández da en subsidios al transporte.

Los integrantes de la FATAP también exponen que los habitantes de la llamada Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) gracias a esos subsidios pagan 18 pesos el boleto mientras que en las provincias el promedio de ese costo es $37, una brecha de más del ciento por ciento entre los argentinos que reciben el mismo servicio. Afirmaron que en esas condiciones de asimetría es imposible atender una suba salarial y riesgos de los empleados, y que “a la fecha resulta materialmente imposible pactar ningún tipo de ajuste salarial, más allá de la legitimidad del reclamo”, porque el transporte del interior “no puede garantizar su cumplimiento”.

Subir