Nacionales

En el interior piden más subsidios para no ajustar tarifas

descarga

Las provincias solo mantendrían el valor de los boletos con asistencia de la Nación

CÓRDOBA.- Si vuelven los subsidios nacionales con montos más significativos, las principales ciudades del país congelarían el precio de los boletos del transporte público. Si no hay más recursos desde la administración central no ven esa posibilidad. Hasta ahora solo Misiones se sumó a la decisión de la Nación de frenar por 120 días las subas en el precio del boleto de transporte en el área metropolitana de Buenos Aires.

Desde el Ministerio de Transporte se confirmó que habrá una revisión integral del sistema en el lapso en que se fijó el congelamiento. El punto es que, en el interior, los empresarios del sector vienen presionando a las administraciones municipales – en general de esa jurisdicción depende el servicio- para que haya ajustes a la brevedad. Para las autoridades, por el congelamiento del combustible, “no hay razones para aumentar” el boleto.

El intendente de Rosario, Pablo Javkin, adelantó que planteará a la Nación recibir un “trato similar” en relación a los subsidios del Área Metropolitana y que permitan una tarifa sustentable. “Esto requerirá de más aportes y para ello, en conjunto con la provincia, queremos proponerlo a Nación”, dijo. En 2019 el transporte automotor en Rosario aumentó 40%: cuesta $30.

Para subsidiar tarifas de porteños y bonaerenses en el primer semestre, la Nación usaría unos $60.000 millones, cifra que supera ampliamente lo que gira a todo el interior. Del boleto de colectivo capitalino, 60% lo pone la administración central y del subte, 90%. Para las provincias y ciudades, el fondo compensador creado por presupuesto el año pasado fue de $6500 millones.

En Córdoba, la Federación de Empresarios del Transporte Automotor de Pasajeros (Fetap) pidió que el boleto urbano pasó de los $31,90 de hoy a $42 pesos. La Municipalidad espera que haya definiciones de la Nación. En 2019 el alza fue de 83%.

Hace un mes Tucumán aumentó 25% los pasajes interurbanos y rurales y mantuvo el precio en la capital. En Corrientes hace dos semanas el ticket se incrementó 57%, pasó de $19 a $30. San Juan ya adelantó que si vuelven los fondos nacionales, podrían mantener el precio del boleto que subió ayer (por ley son dos subas en el año). Desde este viernes, en Mar del Plata salta a $23 (salía $18,50).

En todas las provincias las autoridades del área coincidieron ante LA NACION en que esperan reunirse con sus pares nacionales para que les anuncien qué metodología aplicarán; plantearán la necesidad de que se incrementen las transferencias para combustibles y para salarios de los choferes.

A Meoni lo acompañan dos cordobeses, Walter Saieg en la Secretaría de Gestión del Transporte, y Gabriel Bermúdez en la Subsecretaría de Transporte Automotor. Entienden que hay dos variables sobre las cuales trabajar, una pasa por resolver las diferencias de precios en combustible que alteran la minuta de costos y otra es avanzar en un acuerdo salarial a plazo con la UTA que otorgue “previsibilidad”. La intención también es poner operativa la resolución 231 que establece la equiparación de subsidios para los interurbanos de todo el país. Bermúdez, por caso, siempre insistió en que para ahorrar costos se debe trabajar en perfeccionar recorridos y reflotar el biodiésel como opción que, con sus ventajas impositivas y aliento a las economías regionales, también les sirve a las empresas. Serían alternativas para morigerar los subsidios que se requerirían.

Desde la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (Fatap) vienen denunciando “discriminación” hacia los sistemas que operan fuera del AMBA. En su momento pidieron a la gestión de Juntos por el Cambio que parte de lo recaudado por el impuesto sobre los combustibles líquidos y al dióxido de carbono “vuelva a tener justicia y equidad”.

El economista experto en temas de transporte, Rafael Skiadaressis, ratificó que la brecha entre los precios del boleto de la ciudad de Buenos Aires y AMBA, y las principales ciudades del interior nunca se cerró y existe desde hace tiempo aunque se haya “achicado algo”. Respecto del congelamiento definido ahora, enfatizó que queda por definir si el fondo adicional creado continuará para el interior, y qué pasará con la tarifa social. “Seguramente se saldará cuando esté el presupuesto 2020 y se tenga una idea clara de cómo se manejará el gasto. A las provincias, en este contexto, no les queda otra que asignar partidas o subir tarifas. El Estado nacional en el corto plazo tiene que salir a sostener el transporte en las provincias; no pueden quedar libradas a su suerte porque también tienen restricciones de recursos y no pueden seguir recortando servicios”, dijo.

Subir