Nacionales

El transporte interurbano cumple una semana de paro: crece la bronca de los usuarios

sol_bus_marxa_del_rosario_transporte_interurbano_paro.jpg_241676493

Los pasajeros de Sol Bus y María del Rosario dicen que el servicio de emergencia es muy irregular en sus horarios.

Parados. Afirman que las unidades del servicio de emergencia pueden demorarse hasta una hora.

Ni el último feriado puente del año mitigó el efecto del paro de colectivos que choferes de las empresas Sol Bus y María del Rosario iniciaron el miércoles pasado. El lunes,  con la vuelta al trabajo y a las obligaciones para muchos, el malestar y la bronca de los usuarios por la extensión de la medida de fuerza recrudeció. En la mañana, en las paradas  del centro capitalino, se vieron largas colas de usuarios con temperaturas que superaban los 30 grados y esperas de 40 a 60 minutos, según los mismos vecinos. Señalaron que las unidades, que sólo ofrecen el sistema de emergencia, van con más gente de lo usual, a lo que se sumó que  dos colectivos  se averiaron en el transcurso de la mañana.

“Nos ha afectado muchísimo. Hemos estado esperando una hora y venimos como animales. Estamos de rehenes en La Punta”, afirmó Rosa Gómez, empleada doméstica que trabaja en San Luis capital. Las  alternativas no pueden ser costeadas por muchos de los vecinos: el taxi cuesta un promedio de 300 pesos y el remis, compartido entre 4 personas, 200 pesos; en ambos casos se trata sólo de viajes de ida.

Sol Bus y María del Rosario brindan sus servicios de transporte a La Punta, El Trapiche, El Volcán, La Calera y Potrero de los Funes. Desde que iniciaron el paro, sólo se prestaron servicios de emergencia, de por si irregulares.

El presentismo es una de las principales preocupaciones de muchos trabajadores. “Hoy el primer colectivo venía lleno. Tuve que esperar el otro que por suerte me alzó. Yo entro 8: 30 al trabajo. Llegué a las 9”, dijo Waldino, quien trabaja en una ferretería de la capital y vive casi a la salida de La Punta.  “Me pagan menos horas de trabajo cuando no llego a tiempo”, coincidió María José Rodríguez, quien tiene que usar el servicio 4 veces por día, ya que trabaja por la mañana y tarde en la ciudad capital.

“No es la primera vez que pasa”, apuntó Sergio, técnico de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL). “El Estado tendría que ver la posibilidad de cómo encontrar una solución, por ejemplo  con otra empresa que trabaje a la par de las actuales para que haya competitividad”, propuso.

Los turnos con el médico u hospitales, fue otro dolor de cabeza para los usuarios. “Hacer cualquier trámite te perjudica. Por más que no haya paro, el servicio es un lío. Ni siquiera hay paradas como la gente”,  comentó con enojo Carolina Rojas, ama de casa, que embarazada, llevaba más de una hora bajo el sol.

Los inconvenientes se tornan más agudos para aquellos vecinos que tienen que realizar los desplazamientos más extensos. José, jubilado de La Toma, no tenía como regresar a su hogar tras comprar víveres en la capital. Señaló que estuvo varado todo el fin de semana largo, sin forma de volver a su localidad de procedencia.

Un conflicto donde nadie quiere ceder

Tras una semana de paro, la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y las empresas Sol Bus y María del Rosario, no logran ponerse de acuerdo. El sindicato de los choferes aseguró que las compañías no cumplen el estatuto laboral vigente. Reclaman que terminen los turnos irregulares (que sean de 8 horas de corrido), el pago de horas extras, feriados y el plus de 8 minutos por cada hora trabajada entre las 21 y las 6 por horario nocturno.

El jefe del Programa  Relaciones Laborales, Darío Rosas Curi, manifestó que el sindicato no pudo entregar un documento que “sería el fundamento para las pretensiones que ellos tienen. Lo presentaron en fotocopia simple, les dijimos que no lo podíamos tener por válido, que necesitábamos que nos acreditaran en otro instrumento la veracidad del laudo y que en Relaciones Laborales nunca había sido aplicado”, explicó y aclaró que lo solicitaron a la delegación del Ministerio del Trabajo de Nación en San Luis y tampoco lo tenían.

Además sostuvo que UTA acordó reunirse con la empresa en una audiencia colectiva el 6 de diciembre por la tarde. “Cuando estábamos acordando el horario con la empresa, UTA presentó una nota ratificando el paro del día 7. Es  decir, no le interesaba negociar. En virtud de eso la empresa decide ir a la Justicia. Nosotros quedamos un poco de lado, porque tenemos que depender de lo que disponga la medida judicial, igual la audiencia del 15 sigue vigente. El juez Rodolfo Fagés dispuso que UTA debe dejar sin efecto la medida de acción directa. Ellos no hicieron caso al fallo, entonces ahora tenemos que dejar que lo resuelva la Justicia”, dijo.

Destacó que mientras tanto el ministro de Gobierno, Justicia, Culto y Transporte, Eduardo Mones Ruiz, “está haciendo gestiones  para que el Ministerio se expida sobre la validez del laudo y eso va a ser tenido en cuenta en la próxima audiencia”.

El secretario general de la UTA, José Narváez, aseguró que “por medio de una medida judicial nos pidieron que levantemos el paro, pero no lo acatamos porque no estaba vencida la instancia laboral, o sea, no se pueden abrir dos instancias al mismo tiempo. Todavía no teníamos vencida la acción en Relaciones Laborales, y ellos no decretaron ni la ilegalidad ni la conciliación obligatoria. El dictamen del juez dice que tenemos que esperar hasta la audiencia”.

Subir