Nacionales

El plan oficial para que haya más mujeres choferes de colectivos: requisitos, qué buscan, dónde anotarse

descarga

Lo creó el Ministerio de Trabajo mediante una resolución que se publicó en el Boletín Oficial. ¿Qué realidad busca cambiar?El plan oficial para que haya más mujeres choferes de colectivos: requisitos, qué buscan, dónde anotarse.

En la Argentina, sólo el 0,24% de quienes tienen licencia profesional para manejar son mujeres. Los datos a los que tuvo acceso El Cronista están actualizados hasta 2019 y pertenecen a la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT), que tenía contabilizadas hasta ese momento 925 mujeres con licencia profesional sobre un total de 376.246 personas. De ese universo 454 tenían la categoría de conductoras de transporte de pasajeros, 359 de cargas generales y 112 de cargas peligrosas. De hecho, el año pasado la propia cartera laboral saludó, en el “Día del Colectivero” a las “casi 500 mujeres que se desempeñan en esta actividad ligada históricamente a los varones”. Es el propio Ministerio de Trabajo que ahora se lanza a cambiar esa realidad con el “Programa para la Promoción e Inclusión de Mujeres en la actividad del Transporte Automotor”, cuya creación será oficializada mañana en el Boletín Oficial cuando se publique la Resolución 345, que lleva la firma del ministro de la cartera laboral, Claudio Moroni.

El Programa, que tendrá un alcance federal, apunta a “promover estándares de igualdad de género y de igualdad real de oportunidades y de trato en el acceso a los puestos de trabajo y en el sostenimiento del empleo, a la vez que busca fortalecer y potenciar las tareas de fiscalización, difusión, sensibilización y capacitación en la materia”.

Entre otras cosas, el plan oficial dispone un financiamiento para la obtención de la Licencia Nacional de Transporte Interjurisdiccional (LiNTI), que es uno de los requisitos para ingresar en el Registro de Mujeres Aspirantes a Choferes de Colectivo (REMACC). “Esto se debe a que muchas mujeres que aspiran a inscribirse en el Registro desde su creación, en 2019, no pueden afrontar el costo de esta licencia especial, como consecuencia de los obstáculos que experimentan para acceder a puestos de trabajo en el sector”, explica la comunicación oficial. El costo de la licencia ronda los $11.000 y es la Agencia de Formación Profesional de la Uta quien se encarga de brindar la capacitación a través de sus centros de formación. En el caso del Transporte urbano, son licencias locales otorgadas en cada localidad.

Programa impulsa, en este sentido, la conformación de una Red Federal de Empresas del Transporte Automotor por la Igualdad, que promoverá la incorporación de personal femenino hasta llegar a un cupo laboral del 30% y dará difusión a las buenas prácticas laborales y empresariales detectadas, entre otras acciones. Asimismo, se prevén capacitaciones y formaciones profesionales para las aspirantes, mediante el Plan de Formación Profesional y Continua, y se facilitará a las empresas empleadoras el acceso al Programa de Inclusión Laboral (PIL), que funciona en el ámbito de la Secretaría de Empleo.

Además, la medida busca instar a la incorporación de estándares de igualdad de género e igualdad de oportunidades y de trato en los convenios y acuerdos colectivos de la actividad. Según la cartera laboral, estas iniciativas se encuadran en el fallo dictado por la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo (Sala II) ante el caso de Érica Borda, una chofer de colectivo que fue discriminada por diferentes empresas en su búsqueda laboral por razones de género. La sentencia estableció la obligación para las autoridades gubernamentales de establecer una reglamentación para compensar las desigualdades detectadas en la actividad. “La obligación de respetar, proteger y garantizar el derecho a la igualdad y a la no discriminación recae sobre todos los poderes del Estado, pero también sobre los particulares”, escribió en ese entonces la jueza Graciela González, quien también consideró probada la exclusión de las mujeres como choferes de colectivo. La jueza dispuso, además, que el Ministerio de Trabajo tenga en cuenta la sentencia al momento de “renegociar” el convenio colectivo de trabajo, a fin de actualizar su contenido a las “pautas culturales actuales”.

ANTECEDENTES

El acceso de las mujeres al transporte de pasajeros es relativamente reciente, pero algunas trabajadoras ya tienen 20 años de ejercicio. Según la cartera laboral “sufren discriminación al momento de solicitar el ingreso al sector”. Además de la sentencia testigo del caso Borda, hay otros fallos judiciales que jalonaron el proceso judicial para la inclusión de mujeres en el sistema, además de que, en algunas provincias y localidades, se dieron eventos y disposiciones que lo favorecieron.

En 2014, por ejemplo, se dictaminó (fallo Sisnero 2014, de la Corte Suprema de la Nación) que el 30% de la plantilla de todas las empresas salteñas tienen que ser mujeres. Pero hay menos del 10% incorporadas, son aproximadamente 100 mujeres, confiaron fuentes oficiales. En Rosario (fallo contra Movi, marzo 2018), por un reclamo de 7 mujeres que no eran efectivizadas como permanentes en una empresa, el tribunal provincial dictaminó la creación de un registro de postulante y la ordenanza municipal estableció un cupo del 50% en todas las empresas En Bahía Blanca, la Cámara de Apelación en lo Contencioso Administrativo de Mar del Plata, dio lugar a la medida cautelar presentada por una mujer y obligó a las 3 empresas de esa ciudad portuaria a informar ante cada una de las convocatorias a cubrir puestos de conductor el resultado de tales procesos de selección y las razones que lo apuntalan.

En varias provincias existen autoridades de aplicación de registros de postulantes, algunos de estos registros surgieron como obligación por fallos judiciales (Salta, Rosario, CABA). En Rosario, por su parte, el decreto Nº 1288 establece el Programa Mujeres Choferes del Transporte Urbano de Pasajeros (TUP), a fin de garantizar el acceso de las mujeres a la planta permanente del sistema. Se brinda capacitación gratuita para poder rendir el examen de licencia D2 e ingresar al registro.

Subir