Nacionales

El Metrobus redujo un 40% la contaminación sonora en avenida San Martín

Hy5gu4gVx_930x525

Son cifras oficiales del ramal por donde circulan 11 líneas de colectivos. La esquina de Donato Alvarez fue la que tuvo la mayor baja.

El ruido causado por el tránsito en la avenida San Martín se redujo en más de un 40 por ciento luego de que se completara la obra del metrobus por el que circulan once líneas de colectivos. Así lo indican datos de un estudio realizado por la Agencia de Protección Ambiental (APRA) de la ciudad, en esa avenida por donde circulan las líneas 109, 135, 24, 47, 105, 146, 57, 78, 123, 176 y 87.

La esquina donde más reducción de ruido se detectó fue en el cruce de San Martín con la avenida Donato Álvarez, donde la medición en decibeles (dBA) antes de la construcción del Metrobus alcanzaba los 77,2 dBA comparable con el sonido que produce un camión recolector de residuos. Luego de la obra, la cifra bajó a 71,5 dBA, dato que expresado en términos de energía sonora se redujo un 73,1 por ciento, nivel comparable con una conversación grupal.

En la lista de las zonas más beneficiadas por la obra sigue el cruce con Punta Arena, donde la reducción alcanzó el 60.2 por ciento (pasó de 78,7 dBA a 74,7 dBA), y Argerich, donde la baja llega al 55.3 por ciento (de 75,6 dBA a 72,1 dBA).

El cruce de la San Martín con Juan B. Justo también arrojó resultados positivos, aunque en menor medida; allí la reducción fue del 2,3 por ciento.

De las siete esquinas testigo, sólo una arrojó una suba en los valores de ruido; la esquina de San Martín con José Cubas, donde la energía sonora detectada subió un 7,2 por ciento, y pasó de 73,5 dBA a 73,8.

A través de un comunicado, el Ministerio de Ambiente porteño indicó que el Metrobus permite reordenar el tránsito de la ciudad modificando flujos vehiculares, comportamientos y hábitos de los conductores y mejorando las condiciones de tránsito.

De esta manera se evitan los típicos congestionamientos cercanos en las paradas de colectivos, frenadas abruptas, aceleraciones, bocinazos, agolpamiento de colectivos, taxis y autos comunes, todas fuentes innecesarias de ruido.

Las mediciones de niveles sonoros son realizadas desde la vereda de cada punto; en términos técnicos correr el transporte público hacia el centro de la traza significa alejar las principales fuentes de ruido del receptor.

Subir