Nacionales

El martes temprano habrá problemas para viajar en transporte público

Afectará al Subte, trenes, colectivos y camiones, de 4 a 7. Este lunes Sica y Dietrich se reúnen con los gremios.

Gremios del transporte en una protesta, en mayo pasado, contra las subas en la electricidad.

Con eje en la discusión salarial por tema Ganancias y bono de fin de año, el sector del Transporte realizará este martes, entre las 4 y las 7 de la mañana, asambleas de trabajadores que afectarán los servicios de colectivos -tanto de corta, media y larga-, trenes, subtes, puertos, aviones y camiones. Consideran que para media mañana los distintos servicios estarán normalizados.

El grado de real afectación del servicio en cada sector dependerá de lo activo que sean las asambleas. En cualquier caso, desde la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), que maneja Juan Carlos Schmid, advirtieron que “siempre se resentirán los servicios”.

Aunque lejos de que vaya a suceder, basta recordar que el conflicto con Aerolíneas y Austral del 8 de noviembre arrancó con asambleas matinales fijadas de 7 a 10 que terminaron extendiéndose hasta casi las 18 horas causando un caos.

El portuario Schmid también lidera la Fempinra (Federación de Puertos) por lo que se descuenta que en este sector habrá una mayor afectación. De hecho, el dirigente sindical eligió la terminal portuaria que está enfrente de Comodoro Py para dar, este martes a las 8 de la mañana, una conferencia de prensa para anunciar pasos a seguir y contar el alcance de la medida.

Pero en el medio se coló una reunión con el Gobierno. Será este lunes por la tarde y a “agenda abierta” entre este sector y los ministros Guillermo Dietrich (Transporte) y Dante Sica (Producción). Fuentes oficiales señalaron que “la reunión estaba pautada desde antes del conflicto con los aeronáuticos”. Aunque marcan que no hay margen para desarticular las asambleas aclaran “que estamos haciendo todo para que no afecte a los servicios” dejando una puerta abierta y acaso pidiéndoles que se vaya reestableciendo el servicio para las 6 que empieza la hora pico. También buscarán contener a los jefes sindicales para que no se agudice el conflicto.

Siempre está vigente, y acaso también sirva como herramienta de negociación, la posibilidad de que el Gobierno impulse en el Congreso la ley que declare al transporte público de pasajeros como “servicio esencial” lo que limitaría el impacto de las medidas de fuerza. Recordar que en junio de 2017 hubo un intento por parte de Cambiemos de tratar esta ley en Diputados, pero fracasó por falta de quórum.

Además, también juega en el termómetro sindical del sector el efecto paritario. Por ejemplo Camioneros ya cerró su acuerdo hasta mayo y por el 40%. Roberto Fernández de la UTA aún negocia con las cámaras ajustes al salario con futuro incierto mientras que los cuatro gremios ferroviarios readecuaron en octubre.

Según las estadísticas que manejan en la CATT, Ganancias afecta a más del 80% de los trabajadores. Y quiénes cobrarán el bono aún no está claro ya que las empresas aún no lo definieron. Eso sí, Schmid ya fijó su posición que conjuga ambos reclamos gremiales que llevarán este lunes a la mesa: “Si el bono paga ganancias, nos toman de pelotudos”.

Subir