Nacionales

“El Gobierno Nacional se ha olvidado del interior del país”

La decisión del gobierno de Macri de destinar 100.000 millones de pesos para sostener la tarifa en capital y gran Buenos Aires puso en pie de guerra a las empresas provinciales.

El secretario de la Federación Argentina de Transportadores de Automotor de Pasajeros (FATAP), Gustavo Larrea, cuestionó la decisión de la Nación de aplicar un nuevo subsidio las empresas del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), que permitiría sostener el precio del boleto sin nuevos aumentos; y adelantó que si iniciarán las acciones judiciales correspondientes para lograr que el beneficio alcance a las empresas de todo el país.

Las empresas provinciales buscarán por vía judicial acceder el reciente subsidio lanzado por la Nación para compensar los aumentos del gasoil.

“La verdad es que esta es una muestra más de las asimetrías que se vienen produciendo a nivel nacional, y de hecho ya se venían dando en gestiones anteriores, pero el Gobierno de Macri vino, supuestamente a combatir esas asimetrías y sin embargo ocurrió exactamente lo contrario”, sostuvo el referente de la FATAP.

La novedad llega además en las horas previas a las audiencias públicas que se llevarán a cabo mañana, en Casa de Gobierno; y el 10 en Barranqueras; donde la Provincia y la Comuna Capitalina presentarán su propuesta de incremento para los boletos urbanos e interurbanos que no convencen a los empresarios del sector.

BENEFICIOS PARA POCOS

En las últimas horas, el Gobierno Nacional dispuso que el Tesoro de la Nación aporte unos 100.000 millones de pesos al año, destinados al área metropolitana del Gran Buenos Aires, para compensar los aumentos de gasoil. “Esto, eventualmente serviría para compensar tarifas y evitar un nuevo aumento tanto en Capital como en el conurbano bonaerense, es decir, es un subsidio que tiene como destinatarios específicos a Horacio Rodríguez Larreta (jefe de Gobierno porteño) y a María Eugenia Vidal (gobernadora de Buenos Aires) justamente para que las tarifas no aumenten en este año electoral”, analizó Larrea.

El esquema de aportes nacionales para el Amba se viene dando desde hace bastante tiempo, de hecho a principios de marzo y fines de febrero, hubo un aporte específico destinado a los trabajadores del AMBA, de cerca de 170 millones mensuales que aporta el Estado Nacional, destinado a compensar los salarios que, terminó por generar el conflicto nacional ay que el resto de los choferes del país salieron a reclamar el “bono” de 5000 pesos que surgieron de ese aporte.

Ahora, se suma este nuevo aporte destinado por la cartera que conduce Guillermo Dietrich destinado al gasoil pero específicamente para el AMBA. “La verdad es que esta es una muestra más de las asimetrías que se vienen produciendo a nivel nacional, y de hecho ya se venían dando en gestiones anteriores, pero el Gobierno de Macri vino, supuestamente a combatir esas asimetrías y sin embargo ocurrió exactamente lo contrario”. “Tratan de sostener tarifas en el sector privilegiado y se deja al interior olvidado a su suerte”, sentenció Larrea.

REALIDAD DEL INTERIOR

El secretario de FATAP admitió que el gobierno chaqueño ha hecho un esfuerzo importante para compensar las tarifas y reducir el déficit que provoca a las empresas  la caída de los subsidios nacionales a través de un esquema propio, bautizado “Chaco Subsidia”. No obstante planteó que “hay un límite a esas transferencias y un límite a la discusión por las tarifas, de hecho, el viernes (por mañana) tenemos la audiencia pública y esos nuevos costos de salarios y gasoil no pueden ser trasladados a las tarifas de un sistema que ya tiene un techo muy complicado porque los usuarios no pueden hacer frente a esos valores del boleto”.

En síntesis, Larrea aseguró que esto se viene planteando en Buenos Aires y será tema de debate en la reunión que tendrá lugar hoy. Sin embargo, insistió en que “el Gobierno Nacional se ha olvidado del interior del país y sólo se muestra abocado a resolver los problemas del Área Metropolitana de Gran Buenos Aires como quedó demostrado con la compensación salarial, en su momento, y con el subsidio al gasoil de ahora”. “El interior no va a poder hacer frente a los costos crecientes por aumento de combustibles y de salarios por paritarias si no se da igualdad de condiciones con Capital Federal y Buenos Aires”, estimó y adelantó que se estudian medidas judiciales para lograr esa paridad entre Buenos Aires y el interior.

Diferencias de cara a la audiencia

De cara a la audiencia pública que tendrá lugar mañana, en el Salón Obligado de Casa de Gobierno, Larrea planteó que subsisten serias diferencias con los estudios de costos presentados por la Provincia, que propone un boleto a $19; pero más aún con el Municipio, que llevaría el boleto de las empresas urbanas a $17,45.

“Claramente, se produce un manoseo de los ítemes que componen el costo, para obtener tarifas a la baja y los resultados están a la vista: en el Área Metropolitana del Gran Resistencia hay empresas que están con enormes dificultades para invertir y renovar sus unidades, producto de estas discusiones entre los funcionarios provinciales y comunales”, analizó.

En ese orden, Larrea explicó, por caso, que el valor de un colectivo nuevo, con suspensión a ballesta, caja manual y motor adelante, está en torno a los 130.000 dólares (es decir, cerca de los 6 millones de pesos), de contado.

A la vez, las tasas vigentes se encuentran en el orden del 70% lo que las vuelve imposible de pagar. “Si las tarifas hubiesen tenido un proceso más serio de discusión, más allá de las diferencias más políticas que técnicas que puedan surgir, podrían haberse ubicado en precios razonables”, lamentó.

Para la Cámara que nuclea a las empresas, el boleto tanto para las líneas urbanas como para las interurbanas deberían ubicarse en los $25, es decir, de 6 pesos respecto del precio fijado por la Provincia y de más de 8 pesos en relación al boleto definido por la Comuna. “No entendemos por qué las diferencia cuando las condiciones de prestación son exactamente las mismas”, cuestionó Larrea y adelantó que “la situación se complica cada vez más”.

Subir