Nacionales

El desafío hoy es construir un transporte más equitativo, más moderno y más federal

El 1 de marzo, se conmemora en la Argentina el Día Nacional del Transporte, en homenaje al aviador Jorge Newbery, quien perdió trágicamente su vida en Mendoza ese día en 1914.

El 10 de diciembre asumimos el enorme compromiso de volver a poner a la Argentina de pie. Y para hacer realidad ese sueño, del que el presidente Alberto Fernández nos invitó a participar, es imprescindible volver a poner de pie al transporte, porque de él depende buena parte de la calidad de vida de todos y todas los que vivimos en este país.

Venimos de 4 años que fueron muy duros para la mayoría de los argentinos, también en este tema. Es que el transporte se utilizó como una pieza de marketing, una excusa para hacer publicidad, y hubo muy pocas acciones concretas para solucionar los problemas cotidianos que tienen los ciudadanos cuando viajan a su lugar de trabajo, de estudio o de esparcimiento.

Por eso, nuestro desafío hoy es construir un transporte más equitativo, más moderno y más federal. Un transporte que llegue a todos y a todas en cada lugar de la Argentina, que tenga precios accesibles para no dejar a nadie afuera y que sea un factor de desarrollo de nuestras economías regionales. Y para eso estamos dejando atrás el marketing y los grandes anuncios que quedaban en la memoria como cascarones vacíos y estamos recuperando una mirada más humana sobre el transporte, en la cual se piense más en las personas. Una mirada integral que ponga al interés común delante de todo. De eso se trata cambiar las prioridades.

En estos casi tres meses de gestión hemos tomado decisiones en este sentido: suspendimos por 120 días los aumentos de tarifas en el transporte público para cuidar el bolsillo de todos y todas; reforzamos los controles en las terminales y rutas del país para mejorar la seguridad vial y salvar vidas; pusimos servicios especiales del tren de Mar del Plata para que más argentinos puedan hacer realidad el derecho de vacacionar; y regionalizamos Aeroparque para que los turistas de los países limítrofes puedan volar hacia la Ciudad de Buenos Aires y, desde ahí, al resto de la Argentina. Acá no sólo hablamos del transporte de personas, que es lo prioritario, sino también de conectar mejor al país para lograr que los ciudadanos puedan encontrar oportunidades en el lugar en el que nacieron y puedan desarrollarse ahí haciendo lo que mejor saben hacer.

Porque son esas personas, el argentino que produce en Salta, el que se toma el colectivo en La Matanza, el que viaja en camión de Río Negro a Bahía Blanca, los protagonistas de lo que hacemos todos los días. Y para ellos tenemos que trabajar. Para que viajar lleve menos tiempo, para que se sientan más seguros y para que sus productos sean más competitivos. Esta tarea que emprendimos, como en muchas otras áreas, es enorme. Nos dejaron un país en una profunda crisis social y económica. Pero tenemos un gran equipo, de personas comprometidas con transformar la Argentina. Y, sobre todo, no tenemos dudas que en las cosas importantes todos los argentinos estamos del mismo lado.

Por eso, en este Día del Transporte, sigamos recuperando la esperanza y trabajando entre todos y todas para construir esa Argentina justa, solidaria y unida que nos merecemos.

Fueste TÉLAM, por Mario Meoni.

Subir