Nacionales

Doble jugada para levantar el paro de transporte urbano

  • La empresa municipal Tamse dispuso un servicio de contingencia que
    debe iniciarse a primera hora de este martes.
  • A su vez, anoche seguían las negociaciones entre empresarios y UTA
    para destrabar el conflicto.

Anoche, la resolución al prolongado conflicto en el transporte urbano de Córdobatenía dos estrategias desplegadas sobre la mesa. Por un lado, la Municipalidad dispuso un servicio de contingencia a través de Tamse. Mientras, continuaban las negociaciones entre la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y los empresarios del sistema para buscar un acuerdo en pos de levantar el paro que hoy cumple 21 días.

En paralelo, delegados y choferes de las otras empresas convocaban a sus compañeros a presentarse en las puntas de línea de Tamse para impedir que las unidades salieran a circular. En consecuencia, todo es un gran interrogante que puede derivar en varios
escenarios posibles: que haya un acuerdo por la madrugada y en el transcurso del día se empiece a normalizar el servicio; que la empresa municipal ponga en marcha la prestación de contingencia, o que los manifestantes impidan que los ómnibus circulen por las calles de la ciudad.

Por si fuera poco, desde el municipio se informó que el plan de contingencia tiene previsto un fuerte dispositivo de seguridad para que se pueda poner en marcha, con escolta policial y con un efectivo dentro de cada colectivo.

Lo que sí quedó descartado fue la posibilidad de que se produjera un paro nacional de UTA que incluya a Buenos Aires. En ese sentido, trascendió que la medida quedó desactivada, ya que se abrió un canal de diálogo entre Roberto Fernández, el titular del sindicato, y las autoridades nacionales.

Por esa razón, se suspendió una audiencia que estaba prevista en el Ministerio de Trabajo de la Nación, ya que se aguarda algún resultado de las gestiones de Fernández.

En Córdoba, las autoridades locales de UTA seguían con las negociaciones abiertas con los empresarios del transporte. En principio, se había llegado a barajar la posibilidad de establecer una especie de “tregua” para facilitar el diálogo.

Esa “tregua” iba a ser por 24 horas, tiempo en el que se debían terminar de acercar las partes para suscribir un acuerdo que desactive la medida de fuerza. Pero, por la tarde, el municipio informó que adelantaba la implementación del plan de contingencia de Tamse, con 70 unidades que prestan servicio desde hoy temprano, y con recorridos extendidos mucho más allá de las catenarias de los trolebuses. Y con un dato no menor. El presidente de la firma municipal, Marcelo Rodio, aseguró que las conductoras habían aceptado la propuesta salarial y que ellas mismas serían las que prestarán el servicio. Por eso, ayer por la tarde se les depositó una parte del
sueldo, y hoy se completaría el resto.

En el municipio dicen que se trata de una estrategia para “empujar” una salida al conflicto. Y destacaban que Córdoba era la única de las ciudades del interior donde hay paro en la que se dispone de un esquema de emergencia.

La decisión cayó pésimo en UTA, que desestimó la tregua, pero mantenía el diálogo abierto. “No queremos que se enfrenten trabajadores con trabajadores”, manifestó de manera extraoficial una altísima fuente del sindicato. Es que anoche también circulaban las convocatorias de los choferes para que desde la madrugada se presentaran en las puntas de línea de la Tamse para evitar que los
ómnibus salieran.

La contingencia
“Salen a primera hora, es decisión del intendente Martín Llaryora. Tenemos nuestro acuerdo con Apejetap (N. de la R.: sindicato de jerárquicos del transporte), las conductoras de Tamse aceptaron el convenio. El secretario de Movilidad, Marcelo Mansilla, aprobó las extensiones”, indicó ayer Rodio por la tarde.

El acuerdo salarial implica que, de 24 días que se pagan habitualmente, se pagarán 21, lo que implica una reducción salarial. Y, además, el aguinaldo se paga en tres cuotas desde agosto. En el municipio aseguran que se busca dar previsibilidad a los choferes sobre cuándo van a cobrar el sueldo, y a los usuarios de que habrá servicio. En el acuerdo, una parte del sueldo se paga el cuarto día hábil de cada mes cuando llegan los subsidios provinciales, y el resto se completa con subsidios nacionales. A su vez, el municipio se compromete a subsidiar el sistema con al menos 60 millones de pesos mensuales.

Subir