Nacionales

¿Cómo se piensa el nuevo servicio de transporte en la ciudad?

images

Una conexión este-oeste, líneas circulares, trasbordos y nuevo recursos económicos. La pandemia le ofrece al municipio la oportunidad de repensar un sistema que terminó de colapsar.

La pandemia fue el golpe de gracia para un sistema de transporte que ya agonizaba en 2019 con quita de subsidios nacionales, caída de pasajeros y una inflación del 53 por ciento (según el Indec). Lo que ocurrió durante el 2020 es trillado: caída de la demanda de hasta un 90 por ciento (durante la cuarentena estricta) suba de costos operativos, mismos recursos que el año anterior.

A finales de septiembre, UNO Santa Fe adelantó que los fondos del boleto educativo eran apenas un parche y que el gobierno local comenzaba a pensar en una reestructuración del servicio. En ese sentido, la Municipalidad busca asesoramiento con especialistas y estudiosos en materia movilidad que hasta incluso podrían formar parte del actual ente de control municipal.

La pandemia brinda la posibilidad de repensar en profundidad el actual esquema. Será clave apartarse de una lógica de pensamiento que se ocupó de tapar problemas de la misma forma, mediante más subsidios y tarifas, pero que nunca solucionó una crisis que ya es cíclica.

Hay que pensar en los trasbordos, algo de lo que siempre venimos hablando y nunca se termina de concretar. También pensar en líneas circulares que vayan uniendo distintos puntos de conexión y donde la gente pueda moverse Eduardo Donnet, vicedecano de la Universidad Tecnológica Nacional, Facultad Santa Fe dio su análisis sobre la coyuntura que atraviesa el transporte en esta capital. ―La pandemia fue solamente la frutilla del postre‖, graficó.

El director del Cetram (grupo Científico de Estudios de Transporte, Accidentología y Movilidad recordó que en febrero de este año, previo al inicio de la cuarentena, tuvieron una reunión con el intendente Jatón y su equipo de trabajo en la cual les anticiparon ―que si no se tomaban algunas medidas en ese momento, cuando comenzó el período escolar, iban a tener problemas‖.

El especialista sostiene que la pandemia da la posibilidad de ―pensar un nuevo paradigma y que quienes tengan que tomar las decisiones (municipio) piensen algo diferente; una estructura distinta, aprovechando la situación crítica en la que nos metió, en un montón de aspectos, la pandemia‖.

Pidió repensar el sistema desde un lugar totalmente distinto y puntualizó: ―No pensar al sistema con la lógica simple de cobrar tarifas para compensar lo que no viene por el lado de los subsidios, porque de esa forma no se resuelve la cuestión de fondo y son simplemente parches”.

En esa línea, propuso salir de ese esquema para ―llegar a un concepto mucho más amplio, sistémico‖. Destacó que el sistema Sube brinda información valiosa, sobre la cual habría que trabajar más.

―Hay que pensar en los trasbordos, algo de lo que siempre venimos hablando y nunca se termina de concretar. También pensar en líneas circulares que vayan uniendo distintos puntos de conexión y donde la gente pueda moverse‖, deslizó.

―De una vez por todas hay que pensar en un sistema que atienda lo que siempre se dice que tenemos postergado, una conexión que vincule el este con el oeste de la ciudad‖, enfatizó.

Para el vicedecano de la UTN, Facultad Santa Fe, la pandemia es ―la gran oportunidad‖ de repensar un ―sistema que terminó de colapsar‖. Donnet propuso ―revisar la movilidad en su conjunto‖. Si bien reconoce que el transporte por colectivos es clave y central en la ciudad, se suman otros medios de traslado que deben ser ―considerados en la ecuación cuando se analiza cómo se mueve la gente en la ciudad‖.

Lejos de no tener en cuenta el rol preponderante de los recursos adicionales del Estado para garantizar el funcionamiento del servicio, Donnet aclaró que ―el sistema de transporte es un sistema subsidiario”, y fundamentó: “La gente se mueve para realizar una actividad principal”.

El especialista insistió con tener una mirada más amplia sobre el rol del transporte en una ciudad: ―Muchas personas optan por buscar alternativas de movilidad que desde su bolsillo pueden parecer superadoras pero que a los gobiernos le generan otros problemas que también deben ser tenidos en cuenta en la ecuación como son: la accidentología, daños ambientales, embotellamientos en el centro, sobrecarga en los otros subsistemas‖.

Por estos días, el municipio evalúa un nuevo aumento del boleto de colectivos. Los empresarios piden una tarifa por encima de los 50 pesos para que la ―ecuación‖ cierre. Para Donnet llegó el momento de pensar en nuevos aportes económicos (incluso municipales) que vayan a aportar al mantenimiento del sistema.

En esa línea, pidió entender al transporte como un sistema que tiene un costo que es necesario sostener y mantener desde el conjunto de la sociedad.

La solución no es sencilla y alcanza cuestiones culturales que están arraigada en los santafesinos, como por ejemplo el horario comercial doble turno que exige a muchos trabajadores tener que pagar cuatro viajes diarios. También se deberán tener en cuenta los horarios pico de mayor demanda, donde entrarán en juego los horarios bancarios, administración pública, actividad escolar y universitaria.

Para el vicedecano consideró que el servicio en Santa Fe tuvo errores y aciertos pero siembre ―bajo una misma lógica de pensamiento. Advirtió que será necesario ―una etapa de transición hacia una nueva normalidad. El 2021 será un año que nos permitirá ir realizando algunas pruebas para pensar en un sistema totalmente diferente a lo que tuvimos hasta ahora‖.

Subir