Nacionales

Comienzan las obras del Metrobus que recorrerá el bajo porteño

not_860977_01_215924_m

La primera etapa de la construcción se extenderá entre Retiro y Facultad de Ingeniería.

Las obras del nuevo Metrobus que recorrerá unos 3 kilómetros del bajo porteño, entre Retiro hasta la Facultad de Ingeniería, comenzarán mañana , según se informó oficialmente, a fin de generar un nuevo carril exclusivo para la circulación del transporte público en el cual confluirán unas 29 líneas de colectivos que llevarán a unos 300.000 pasajeros por día.

Los carriles centrales de la avenida Paseo Colón entre Hipólito Yrigoyen y la avenida Belgrano permanecerán clausurados a partir de mañana por la obra de los paradores del futuro Metrobus del Bajo.

La circulación de los vehículos que transitan por las avenidas Paseo Colón y Leandro N. Alem se verá comprometida en los carriles centrales de la traza durante los próximos meses mientras que las calles laterales estarán libres en todo momento.

El anuncio del Metrobus del Bajo fue hecho ante la prensa por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; el ministro de Desarrollo Urbano, Franco Moccia, y el secretario de Transporte, Juan José Méndez, quienes precisaron que con esta obra la red de los carriles para el transporte llegará a los 62 kilómetros.

El nuevo Metrobus, que estará listo para abril del año próximo, se convertirá en el más importante de la Ciudad de los siete que ya existen, según evaluaron los funcionarios, debido a la cantidad de personas que podrán utilizarlo, a quienes les representará un ahorro de un 30 por ciento en los tiempos de viaje, y porque atravesará una zona de mucha circulación de tránsito.

En la primera etapa, que comenzará a ejecutarse mañana con tareas de repavimentación, se abarcará la traza de la avenidas Leandro N. Alem y su continuación por Paseo Colón, desde la Plaza San Martín en Retiro hasta Independencia, donde está situada la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires.

A lo largo de los 3 kilómetros, que comenzará en Retiro y pasará por el Área Central y el Casco Histórico de la Ciudad, conectará con las líneas A, B, C, D y E del subte, los ferrocarriles Mitre y San Martín en Retiro, la Terminal de Combis de Puerto Madero y las distintas estaciones de la red de Ecobicis.

Además, en toda su extensión se levantarán unos 25 paradores en los carrilles centrales, lo que permitirá que cada una de las 29 líneas que en la actualidad circulan por esas avenidas del bajo cuente con una parada cada 400 metros.

En la actualidad, existen en seis carriles por sentido para tipo de vehículos – tanto los autos particulares como los colectivos- por lo que el esquema planteado a futuro es de cuatro carriles centrales de circulación para transporte público y otros tres sentido sur y tres sentido norte para tránsito general.

Para Rodríguez Larreta, el nuevo Metrobus representará “una mejora en la calidad de vida para las personas que viajan en el transporte público”, que sumado al Paseo del Bajo ?la autopista que unirá el sur con el norte para el tránsito pesado- y la extensión de la línea E de subtes “va a ser un enorme beneficio”.

Por su parte, Méndez aseguró que la obra apunta a “una refuncionalización del bajo porteño para mejorar la movilidad de los pasajeros y también las condiciones de seguridad vial”.

Y Moccia resaltó que la nueva obra se incorporará como “un nuevo corredor para el transporte público junto al Metrobus de la Avenida 9 de Julio y ambos harán que la gente que viene a la zona del microcentro elija hacerlo en los medios de transporte público”.

Para una segunda etapa del Metrobus del Bajo, que aún está en diseño, se continuará por Paseo Colón hasta San Juan y luego Almirante Brown, con la idea de llegar hasta el barrio de La Boca.

No obstante, ese próximo tramo enfrenta algunas complicaciones debido a que el ensanche previsto para la avenida Paseo Colón afectará a algunos inmuebles, entre ellos, el instituto Isauro Arancibia, al que concurren personas en situación de calle a estudiar; y el Caina, un centro de atención de niños y adolescentes.

“Entendemos que esos espacios tienen un rol relevante en el barrio, por eso se buscó su relocalización y el centro de atención se mudará a un edificio situado en Balcarce y San Juan, a 200 metros de su actual ubicación”, precisó Méndez.

No obstante, también se prevé la demolición de edificio conocido como “Marconetto”, donde habitan unas 20 personas que se resisten a irse del inmueble; la Escuela Taller del Casco Histórico y un estacionamiento del diario Ámbito Financiero, el cual será reubicado en un predio situado bajo la autopista.

Subir