Nacionales

Colectivos: preocupación en las empresas por el atraso tarifario

Los empresarios locales plantean “de manera urgente” se presente un análisis actualizado de los costos.
“Resulta inviable para la empresas seguir adelante sin una actualización de las tarifas”. Contundente y clara fue la lectura de situación por parte de la empresa Rastreador Fournier (tiene a cargo seis de las 17 líneas) acerca de la urgencia de que se considere un ajuste en el valor del pasaje de ómnibus.
Una lectura similar realizó Federico Harfield, gerente de Bahía Transporte Sapem, que además de tener a cargo tres líneas propias se encarga de la administración integral del transporte local.
El último ajuste tarifario data del primero de julio, aunque en ese momento la ordenanza no señaló un plazo de vigencia del mismo, acordando las empresas que antes de terminar el año habría un nuevo estudio de costos.
La inflación sigue siendo clave en la economía, con lo cual los empresarios locales plantean “de manera urgente” se presente un análisis actualizado de los costos para evitar, señalan, “el desfinanciamiento del sistema”.
“Con un segundo semestre con una inflación superior al 30% es clara la necesidad de actualizar los valores”, se mencionó desde la Fournier.
A modo ilustrativo de la situación mencionan el aumento del 30% del gasoil y, sobre todo, el de los repuestos que, relacionados con el dólar, se han incrementado hasta un 50%. Por otro lado, los salarios de los chóferes se actualizarán el mes próximo.
Consultado Harfield acerca de una pronta elaboración del estudio de costos, mencionó que la demora se debe a la falta de definición por parte del gobierno acerca de la política de subsidios que se implementará el año próximo, sin la cual, señaló, “es imposible realizar una estimación tarifaria”.
No obstante esa postergación no se puede dilatar mucho.
“Un ajuste se tiene que hacer, porque la tarifa está atrasada”, señaló.
La posibilidadLos empresarios locales plantean “de manera urgente” se presente un análisis actualizado de los costos.
“Resulta inviable para la empresas seguir adelante sin una actualización de las tarifas”. Contundente y clara fue la lectura de situación por parte de la empresa Rastreador Fournier (tiene a cargo seis de las 17 líneas) acerca de la urgencia de que se considere un ajuste en el valor del pasaje de ómnibus.
Una lectura similar realizó Federico Harfield, gerente de Bahía Transporte Sapem, que además de tener a cargo tres líneas propias se encarga de la administración integral del transporte local.
El último ajuste tarifario data del primero de julio, aunque en ese momento la ordenanza no señaló un plazo de vigencia del mismo, acordando las empresas que antes de terminar el año habría un nuevo estudio de costos.
La inflación sigue siendo clave en la economía, con lo cual los empresarios locales plantean “de manera urgente” se presente un análisis actualizado de los costos para evitar, señalan, “el desfinanciamiento del sistema”.
“Con un segundo semestre con una inflación superior al 30% es clara la necesidad de actualizar los valores”, se mencionó desde la Fournier.
A modo ilustrativo de la situación mencionan el aumento del 30% del gasoil y, sobre todo, el de los repuestos que, relacionados con el dólar, se han incrementado hasta un 50%. Por otro lado, los salarios de los chóferes se actualizarán el mes próximo.
Consultado Harfield acerca de una pronta elaboración del estudio de costos, mencionó que la demora se debe a la falta de definición por parte del gobierno acerca de la política de subsidios que se implementará el año próximo, sin la cual, señaló, “es imposible realizar una estimación tarifaria”.
No obstante esa postergación no se puede dilatar mucho.
“Un ajuste se tiene que hacer, porque la tarifa está atrasada”, señaló.
La posibilidad
Si bien es una especulación, de acuerdo a los porcentajes de aumento que ha tenido los componentes incluidos en la fórmula que establece el costo del pasaje para “mantener la ecuación económico financiera de las empresas”, un eventual ajuste podría rondar el 20%, con lo cual la tarifa alcanzaría los 35 pesos.
Es habitual mencionar que el pasaje de ómnibus en nuestra ciudad es el más caro del país, aunque cualquier comparativa debiera considerar las particulares condiciones que tiene Bahía Blanca, ciudad que en los últimos 50 años creció de manera notable en extensión, con barrios cada vez más alejados, con lo cual aumenta la relación entre kilómetros recorridos y pasajeros transportados, de modo que se tiene cada vez más distancia con menos usuarios.
A esto se suma un esquema de recorridos que rige con pocas modificaciones desde los 70, adecuados en gran medida a circunstancias que ya no son las mismas.
De allí que una de las apuestas de la municipalidad cuando deba licitar , en 2020, la concesión de todas las líneas , es considerar el rediseño de las rutas, para evitar superposiciones y dar respuesta a las nuevas exigencias.

Si bien es una especulación, de acuerdo a los porcentajes de aumento que ha tenido los componentes incluidos en la fórmula que establece el costo del pasaje para “mantener la ecuación económico financiera de las empresas”, un eventual ajuste podría rondar el 20%, con lo cual la tarifa alcanzaría los 35 pesos.
Es habitual mencionar que el pasaje de ómnibus en nuestra ciudad es el más caro del país, aunque cualquier comparativa debiera considerar las particulares condiciones que tiene Bahía Blanca, ciudad que en los últimos 50 años creció de manera notable en extensión, con barrios cada vez más alejados, con lo cual aumenta la relación entre kilómetros recorridos y pasajeros transportados, de modo que se tiene cada vez más distancia con menos usuarios.
A esto se suma un esquema de recorridos que rige con pocas modificaciones desde los 70, adecuados en gran medida a circunstancias que ya no son las mismas.
De allí que una de las apuestas de la municipalidad cuando deba licitar , en 2020, la concesión de todas las líneas , es considerar el rediseño de las rutas, para evitar superposiciones y dar respuesta a las nuevas exigencias.

Subir