Nacionales

Bariloche advierte que sin subsidios no habrá más colectivos

image_content_10124973_20180919205404

La decisión del gobierno de Macri de dejar de inyectar fondos al transporte hará que en la ciudad el boleto se dispare a 47 pesos. Evalúan que habría menos pasajeros y la prestación colapsaría.

La eliminación de los subsidios nacionales al transporte urbano que está vigente desde hace años y permite abaratar el boleto que pagan los usuarios provocaría el colapso del sistema, advirtieron ayer desde el gobierno municipal.

Sin el aporte de fondos, el boleto debería costar 47 pesos.

La desaparición de esos aportes, que en la ciudad llegan a los 140 millones de pesos por año, entraría en vigencia en enero próximo, según la decisión transmitida por el gobierno nacional.

El intendente Gustavo Gennuso dijo que la situación es “muy grave” y que comenzaron a buscar alternativas. Una salida sería que el gobierno nacional dé marcha atrás, aunque sea en forma parcial, como ya ocurrió con los recortes a las asignaciones familiares y al fondo sojero.

Pero el intendente también mencionó la posibilidad de que se haga cargo el Estado rionegrino. Desde Nación alegan que el subsidio no desaparece sino que será transferido a las provincias, que a cambio recibieron otros beneficios fiscales.

El jefe de Gabinete municipal, Marcos Barberis, dijo que le transmitieron la crítica situación a los funcionarios del ministerio del Interior que visitaron la ciudad la última semana. “Sin el subsidio de Nación el transporte urbano de Bariloche se cae”, aseguró Barberis.

Dijo también que la inyección de recursos nacionales para subsidiar el boleto en esta ciudad se acerca a los 140 millones de pesos y representa el 45% del costo operativo total.

Señaló que hay contactos y gestiones continuas de los intendentes “de ciudades grandes” en el intento de revertir la medida.

Cayó el cupo

Barberis explicó que los recortes de subsidios ya comenzaron, porque Nación mantiene congelado desde hace años el cupo de combustible a bajo precio para el transporte, a pesar de los mayores recorridos y frecuencias por el crecimiento demográfico. “Además Nación ya no cubre los aumentos salariales pactados en paritarias por la UTA, como ocurría hasta hace ocho meses”, agregó el funcionario.

El director de Tránsito y Transporte, Carlos Catini, dijo que “sin nada de subsidio el boleto en Bariloche debería costar 47 pesos y así el sistema dejaría de funcionar. La gente a ese precio no puede subir, se caerían los ingresos y no habría forma de pagar los salarios y cubrir los costos fijos”.

Según Gennuso, a una tarifa más cara ser reduciría el índice de pasajeros por kilómetro, que por fórmula debería derivar en nuevos aumentos, por lo cual un sistema sin subsidios de ningún tipo es “inviable”.

Consideró que otra derivación posible sería la aparición de transportes informales e ilegales a bajo costo.

Gennuso consideró improbable que en el rediseño del sistema de transporte desaparezca la gratuidad del boleto estudiantil. “Si fuera por mí no se toca, porque son muchos los chicos que sin ese beneficio dejarían de estudiar”, afirmó.

Barberis insistió en que “sin subsidios el sistema de Bariloche no va a poder continuar y recordó que los subsidios que reciben las empresas son tres: el que cubre parte del costo en combustible, un subsidio fijo por unidad y otro por empleado.

“Si fuera por mí el boleto estudiantil no se toca. Son muchos los chicos que sin ese beneficio dejarían de estudiar”. Gustavo Gennuso, intendente.

 

Subir