Nacionales

Argentina profundiza el debate por una movilidad urbana ecológica

descarga (1)

Un proyecto de ley para la ciudad de Buenos Aires propone renovar por completo las unidades de transporte público de pasajeros y cambiarlas por unidades eléctricas e híbridas para 2030. El oficialismo en la capital aún no aprobó el tratamiento, pero se espera que se discuta durante 2019.

Mientras en Chile ya circulan los primeros autobuses eléctricos, en Argentina no existe marco regulatorio ni una propuesta gubernamental sólida para combatir la contaminación urbana que produce el transporte público de pasajeros. Pero esto podría cambiar.

Rusia y Argentina estudian producir conjuntamente películas y programas de TV

A través de la comisión de Medio Ambiente de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, se presentó un proyecto de ley para que los colectivos y taxis de la capital argentina dejen de estar impulsados por combustibles fósiles, para empezar a dar el ejemplo en el uso de energías renovables.

“El mundo va hacia el transporte eléctrico y las energías renovables, sin duda. En la ciudad de Buenos Aires deberíamos fomentar la ampliación de la red de subterráneos, que es eléctrica también, porque es la única manera para que las grandes ciudades resuelvan el tema del tránsito: transportando la mayor parte de la masa laboral por abajo. Hoy Buenos Aires está al revés, transporta más en colectivo, entonces este es el cambio que tenemos que producir”, dijo a Sputnik Sergio Abrevaya, legislador porteño por el Bloque GEN y autor del proyecto.

Abrevaya asegura que los plazos son realizables y que el proyecto no es una utopía porque las líneas de colectivos en Buenos Aires están obligadas por ley a que no circulen unidades con más de 10 años de antigüedad. El Gobierno nacional otorgó recientemente una prórroga hasta el 31 de diciembre de 2019, demandada por las empresas debido a la situación económica para permitir vehículos que superan este margen.

La idea, según el autor del proyecto, es que, de transformarse en ley, las empresas de transporte de pasajeros se vean obligadas a renovar su parque automotor con vehículos eléctricos o híbridos, asistidos por créditos que ofrezcan los Gobiernos locales. Así, se impulsa este tipo de tecnología y proliferarían las estaciones de carga.

En el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) circulan a diario más de 18.000 colectivos, que transportan por día a seis de cada 10 pasajeros, según cifras del Ministerio de Transporte. Un 70% de la contaminación del aire en Buenos Aires es causada por los vehículos y en la Argentina el transporte representa un 15,5 % de la emisión de gases de efecto invernadero, según un informe de 2017 del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable.

Abrevaya aseguró que el proyecto tiene el visto bueno de la Cámara Empresaria de Autotransporte de Pasajeros (CEAP), a quienes consultaron a la hora de diseñar el cronograma.

Las actividades legislativas comienzan en marzo y el oficialismo todavía debe aprobar la discusión del proyecto.

La ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe, así como dos líneas del AMBA cuentan con programas pilotos de autobuses a biodiesel, que reemplaza los motores de combustión a petróleo pero que son cuestionados por organismos defensores de la naturaleza por no tratarse de ser una alternativa verdaderamente ecológica ya que su fuente de energía implica la deforestación.

Subir