Nacionales

A más de 10 días de su aprobación, no se aplicó el aumento del boleto

f500x0-28896_28914_0

Es porque el nuevo valor, de $7,97, debe ser adaptado por el sistema SUBE, que administra el Ministerio de Transporte de la Nación. Recién a mediados de la semana próxima podría cambiar el precio.

A más de diez días después de que el Concejo Deliberante, en una sesión larga y con duras críticas cruzadas entre el oficialismo y la oposición, aprobara el aumento del boleto de colectivos, en la práctica los usuarios siguen abonando la vieja tarifa.

La demora en la implementación no es atribuible a la municipalidad ni, lógico, a las empresas de transporte: el nuevo precio del pasaje plano ($7,97) debe ser autorizado por la Comisión Nacional de Regulación de Transporte (CNRT) e incorporado al Sistema Unico de Boleto Electrónico (SUBE) por el Ministerio de Transporte de la Nación, explicaron a LA CAPITAL fuentes de la Dirección de Transporte local.

“El trámite dura 15 días desde la promulgación de la ordenanza. Nosotros solicitamos que se apurara lo máximo posible y vamos a anunciar cuando entre en vigencia el nuevo precio. Por ahora seguimos con el viejo. A mediados de la semana que viene podría estar adaptado, como temprano”, aclararon desde la dependencia que conduce Claudio Cambareri.

El intendente Carlos Arroyo promulgó la ordenanza el 30 de diciembre, es decir, un día después de la sesión del Concejo.

En un mensaje difundido a través de la cuenta de Twitter, la municipalidad informó que desde la primera hora del 31 de diciembre estaría en vigencia la nueva tarifa.

“Sin embargo ?aclaró? el nuevo valor del boleto será cobrado cuando SUBE homologue dicho importe”.

El reflejo de que desde entonces no hubo variantes es que la página web de la UTE El Libertador, la unión que agrupa a las empresas que prestan el servicio, sigue marcando que el precio del boleto plano es $ 6,86.

El Concejo decidió el incremento en una sesión caliente adentro y afuera del recinto. En la calle, porque desde temprano integrantes de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) cortaron la calle de la municipalidad en señal de presión para que los concejales aprobaran la suba. Y porque organizaciones sociales reclamaron en contra de la medida. Incluso hubo enfrentamientos que dejaron un militante herido y un periodista lastimado por barras del club Alvarado vinculados al gremio de los choferes.

Adentro, el clima se caldeó de entrada, cuando el bloque radical propuso la incorporación de un artículo para que no hubiera aumentos durante un año y para que, en caso de que la inflación determinada por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) superara las previsiones del presupuesto nacional, se delegara la facultad de aumentar el boleto al intendente.

La oposición fustigó el artículo: interpretó que no era momento de introducirlo en el debate.

Pero el radicalismo, que lo propuso ante la necesidad interna de agrupar a la mayor parte de su tropa en favor del aumento, logró los avales necesarios para incorporarlo.

Finalmente, el nuevo precio fue aprobado con 12 votos a favor, 11 en contra y una abstención.

Por su parte, a Arroyo no le importó que el artículo que le cedía facultades para aumentar el boleto el año próximo lo hubiera propuesto el bloque aliado a su gobierno y finalmente lo vetó.

Subir